Naufragios Vol. 1, No. 2: La experiencia como adivinanza

Media_httpwwwcasavari_znfao

La experiencia es algo común a todos los seres vivientes, así como única e incomparable en cada iteración, cada momento, cada recepción o desvío. Es lo que buscamos o fingimos no buscar; es el motor primordial de nuestros pensamientos, y es lo que los pensamientos pretenden definir, modificar, superar. La política es el combate estratégico de las ideas en relación a la experiencia humana prevista, o en la justicia, intenta ser la corrección de la experiencia anti-humana.

En Naufragios creemos que la experiencia del autor es una búsqueda, una navegación por mares a veces turbulentos, a veces suculentos, a veces líricos, a veces incómodos. Creemos que el autor, sea poeta, cuentista o investigador, busca formular una nueva cartografía con cada excursión hacia lo desconocido. No es que el arte de la tinta (líquida o digital) tenga que ser vanguardista; es sólo que al hacer el arte de la tinta, el escritor dibuja nuevas representaciones del universo de la experiencia.

El vanguardismo, de alguna forma, sale por su cuenta. Estamos siempre desarrollando nuevos sistemas lingüísticos, creando voces nuevas, por semejantes que sean a otras anteriores. Lo que no podemos decir jamás es qué es precisamente lo que define la experiencia como tal.

¿Un contacto con algo más potente que nosotros mismos? ¿Una inspiración? ¿Un desengaño? ¿Una aproximación o más o menos cercana a la verdad? ¿Es posible decir que vivimos verdades? ¿Múltiples, o singulares? De alguna forma, siempre estamos preguntándonos estas cosas. El primer boceto en esencia de granada o en sangre de buey en la pared interior de una cueva celebraba el mero hecho de la experiencia, de que estuviéramos llenos de huellas de lo sentido e interpretado, de las verdades concretas entreverándose con las verdades imaginadas.

Adivinanzas. El ser humano es una adivinanza. El lenguaje es un universo de incontables adivinanzas. El proyecto de una revista es una adivinanza. La duda central tiene que ser: adivinanza de qué, producto de qué, con qué fin, y por qué ese fin. Los límites de un género literario, ¿en qué consisten? ¿No puede lo textual ser también visual, lo prosaico lírico y lo lírico fundamentado en luminosos prosaísmos particulares?

– – –

Este texto se estrenó en la revista Naufragios, el 2 de noviembre del 2009, como nota editorial al segundo número de la revista

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s