Monumentos al destierro (NS.14)

Es como si hubiera llegado, a través de un bosque jamás imaginado, sin recursos ni conocidos, a un lago en medio de la más remota de las esperanzas —que parece su ausencia— y donde no para la tempestad : tomo la lluvia de toda una noche como señal de que somos bienvenidos en este cosmos, acompañados cada uno por todos los fenómenos y desgastes, toda la competencia y sus lapsus vitales : vamos llegando a otoños sin otoño —por lo menos está en cada boca esa noticia—, recuerdos sin la eficacia de la forma, rituales sin doctrina, poesía sin lenguaje, texto sin pluma, tinta que no corre, y el olvido inmenso que reemplaza lo que antes era ser libres…

despejado remoto claro interno, con sentimiento y debilidad como estruendo, con las sagradas limitaciones de un ser vivo y creciente, inclinado hacia un mundo de melodías todavía inconcretas : una tarde al aire libre, un baño de sal y una picadura extraña de verano, se pierde en la temporada perdida un código que espercía crípticas riquezas y sendos monumentos al destierro : lograr compartir ese sentimiento de destierro, entre el sospechoso artificio de lo que nos hacemos vivir, es la máxima intimidad a la que muchos puedan ansiar llegar, porque ni el paisaje temporal ni el recurso empático de su espíritu se prestan al abrirles otras; del desgaste de reconocer esta tendencia, se llega poco a poco a la condena de vivirlo así…

cada día, en esta temporada, me encuentro ante el proceso indefinido de evaluar la trayectoria de mi vida y los hechos y los vínculos que parecen definirla : dado el caso que en los detalles y en momentos así de concentrados y diferentes, en el jardín de la casita del Migdia de Montjuic, con suaves soplos mediterráneos removiendo los sensibles nervios de los pinos, me gustan y me alimentan, no puedo disminuir el valor del rumbo que he seguido para llegar hasta aquí, y así puedo sentir un equilibrio que fundamenta mis energías…

me doy cuenta de que el remordimiento es revisionismo vano, y que la duda existencial es una expresión de la duda que habrá siempre de si se puede confiar en que la intuición seguirá señalando un camino así de tolerable y fructífero…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s